Blog

Artículos, noticias, información desde IPA Argentina

Sobre seguridad en juguetes: para padres y educadores

 

EL JUEGO es vital para construir una infancia sana y feliz ya que cuando los niños juegan, exploran todo lo que el mundo les ofrece, transformando y creando nuevos mundos en su interior. Para ello es fundamental que los adultos les demos  permiso y un abanico de posibilidades de juegos y juguetes para elegir con libertad, facilitándole así múltiples aprendizajes placenteros.

Los JUGUETES son mediadores de la comunicación y enriquecen la acción de jugar.  Un buen juguete es el que responde al interés y necesidad de los niños en cada etapa de su crecimiento. El juguete estimula su protagonismo, brindándole variadas formas de juego, posibilitando el despliegue de su imaginación y creatividad.  Es importante que se incluyan oportunidades lúdicas vinculadas al arte y la tecnología para ampliar el repertorio y explorarlas desde otros lugares, no solamente desde el estereotipo.

El consumo responsable de juguetes hace que los niños tengan la cantidad que necesitan y les interesa, lo que asegura la calidad del jugar en la infancia.

Los adultos que respetan el Derecho a Jugar de los niños, saben que los juguetes adecuados son los que los motivan a jugar por más tiempo solos y con otros niños. Involucrarse responsablemente como adultos en el crecimiento de los niños implica pasar tiempo de juego con ellos y otorgarles permiso de juego libre, ¡facilitando espacios y materiales de juego seguros!

10660353_684237081690416_8847290290998791458_n¿CÓMO SABE EL ADULTO QUE EL JUGUETE ELEGIDO ES SEGURO?

El juguete seguro es aquel que logra obtener sello de seguridad otorgado por una certificadora acreditada y reconocida. Lo encontramos impreso en su caja junto a un rótulo que sugiere la edad aproximada para la cual se recomienda ese juguete e información detallada del fabricante y/o distribuidor. Esto asegura que el juguete fue ensayado y certificando, es decir, que cumple con las normas de seguridad aplicables. El sello y el rótulo nos orientan en la elección y nos brindan datos necesarios para hacer un reclamo si fuera necesario. La seguridad sigue en la casa del niño con la higiene, mantenimiento y guardado adecuado del juguete.

Un Juguete seguro y un adulto cerca, disminuyen las posibilidades de accidentes de un niño cuando juega, ayudando al niño a cuidarse a sí mismo y a formar criterios de consumo responsable.

¿QUÉ NO ES UN JUGUETE? (Según las normas de seguridad vigentes en Argentina)

Según la normas vigentes se denomina juguete a todo producto comercializado destinado a ser utilizado con fines de juego por niños de edad inferior a los 14 años. El artículo 2° de la norma establece un listado de productos que no se consideran juguetes y por lo tanto no se certificarán como tales. Ellos son:

  • Adornos de Navidad;
  • Modelos reducidos, construidos detalladamente a escala para coleccionistas adultos;
  • Equipos destinados a la utilización colectiva en terrenos de juego;
  • Equipos deportivos;
  • Equipos náuticos destinados a su utilización en aguas profundas;
  • Muñecas folklóricas y decorativas y otros artículos similares para coleccionistas adultos;
  • Juguetes “profesionales” instalados en lugares públicos;
  • Rompecabezas de más de 500 piezas o sin modelo, destinados a especialistas;
  • Armas de aire comprimido;
  • Fuegos artificiales, incluidos los fulminantes de percusión;
  • Hondas;
  • Juegos de dardos con puntas metálicas;
  • Hornos eléctricos, planchas u otros productos funcionales alimentados por tensión nominal superior a 24 voltios;
  • Productos que contengan elementos caloríficos cuya utilización requiera la vigilancia de un adulto,
  • Vehículos con motores de combustión;
  • Máquinas de vapor pequeñas;
  • Bicicletas diseñadas para hacer deporte o para desplazarse por la vía pública;
  • Juegos de video que se puedan conectar a un monitor de video, alimentados por tensión nominal superior a 24 voltios;
  • Chupetes de puericultura;
  • Imitaciones fieles de armas de fuego reales;
  • Joyas de fantasías destinadas a los niños.

¿QUÉ LE SUMA A UN JUGUETE OBTENER EL SELLO DE SEGURIDAD?

SEGURIDADUn juguete con sello de seguridad tiene un valor agregado. Es un producto que se posiciona en el mercado porque garantiza seguridad y salubridad al consumidor. El distribuidor responsable de juguetes lo elige porque cumple con la reglamentación vigente y le permite recomendarlo a los comercios que llegar al consumidor final. El consumidor responsable busca el sello de seguridad en la caja del juguete porque sabe que protege a su niño, le otorga confianza y tranquilidad de uso.

El sello de seguridad impulsa a los fabricantes de juguetes a mejorar los estándares de su producción, los protege frente a la competencia desleal de otros fabricantes que ofrecen productos a precios muy económicos pero de baja calidad en términos de seguridad y lo más importante BAJA LA PROBABILIDAD DE ACCIDENTES EN LOS USUARIOS: los NIÑOS/AS.

 

*Texto extraído de Tríptico realizado por IPA Argentina y la certificadora IQC

Dejá tu comentario